Historia de Casa Tzapopan

Tzapopan está dividida en dos historias, por una parte, la crónica de la era precortesiana de 1160 hasta 1541 donde los pobladores eran de origen Tarahumaro, Chimalhualcano, Náhuatl y Azteca, quienes hicieron de ésta región famosa por su rica agricultura. Desde entonces se le conoce como Tzapopan que es de lengua Náhuatl, que quiere decir “lugar donde abundan los zapotes”.

​Por otra parte, a la llegada de los españoles es refundada la Villa por Don Francisco Bobadilla el 8 de diciembre de 1541 con indios de Jalostitlán.

Cien años después en 1641 inicia la devoción por la imagen de nuestra Señora de la Expectación, conocida como la Virgen de Tzapopan. Desde entonces Tzapopan se convirtió en uno de los 3 centros ceremoniales marianos más importantes, los otros son Talpa y San Juan de los Lagos.

​A los inicios de la época porfiriana, el 15 de abril de 1882, Don Irineo Luna vendía este terreno a Don Cipriano Cortés en veinticinco pesos. Este mandó edificar esta hermosa casa en el mismo año. Al morir, Don Cipriano dejó la finca a su esposa Doña Felícitas Miramontes y a su hijo Joaquín. El 28 de mayo de 1898 estos acompañados por Don Ambrosio Barajas, esposo de Doña Felícitas y rebocero de Tzapopan vendían esta finca a la Srita. Daría Reinoso, “célibe y libre de matrimonio”, por la cantidad de cuarenta y cinco pesos.

Desde entonces esta casa ha formado parte de la historia de Tzapopan y ha albergado a varias generaciones de familias, como a la de Don Francisco González, y de Don Fernando Orozco.

​En el 2002 se terminó la Restauración de está hermosa Casa la cual se le denomina hoy Casa Tzapopan, desde entonces alberga al Instituto Tzapopan
Casa Tzapopan 1882-2012.